Post-adopción Nacional

Pós adopción Nacional

El objetivo en la Post-adopción, es prevenir situaciones de crisis o conflicto familiar, por lo que, “es aconsejable no tener ningún tipo de reserva a la hora de  pedir asesoramiento, resolver dudas, temores, necesidades e inquietudes en el proceso de adaptación e integración de la familia adoptiva”.

Muchas veces los padres tienen que enfrentarse al desconocimiento y la desorientación del entorno social sobre las peculiaridades de su vida familiar. Por eso, aunque no tengan grandes dificultades en la construcción de su familia, puede venir bien que acudan a sesiones   o talleres para padres adoptivos. Conocer otras personas que están en la misma  situación y algunas que ya lo han pasado y anticipar algunos retos que puedan presentarse,  reflexionar acerca de algunas tareas y afrontar (como hablar con el hijo de los orígenes, apoyarle en la construcción de su identidad racial, ayudarle a hacer sus transiciones evolutivas o a integrarse en la escuela) puede ser muy enriquecedor y suponer un gran apoyo.

Es bueno en ocasiones, pedir ayuda profesional para  intervenir terapéuticamente en alguna cuestión que pone en peligro el bienestar del niño y de la familia. Mandar al niño al psicólogo o a estimulación temprana o al psicopedagogo sólo por el hecho de ser adoptado no tiene sentido, la mayoría de las cosas que necesitan los niños para salir adelante las encuentran con tiempo, dedicación y paciencia dentro de su propia familia y es ésta quien tiene que asumir con él los retos de su crecimiento. Pero  también es cierto que no pedir ayuda cuando la familia está desbordada, cuando las soluciones que se han intentado no funcionan y cuando el niño y la familia están sufriendo y no pueden gestionar ese sufrimiento tampoco tiene sentido. Para cualquier persona reconocer que se necesita ayuda en la crianza de sus hijos es difícil, parece que reconocerlo es reconocer que uno no es todo lo buen padre que debería.

Por lo tanto pedir orientación,

  • En los momentos iniciales para contrastar dudas que surgen frente a la inexperiencia; a las dificultades de vinculación con un niño que aún les es extraño; a los trastornos que pudiera presentar el niño como resultado de su estancia en un hogar u orfanato.
  • Sobre la mejor manera de transmitir la información sobre la condición de adoptado, tanto al propio niño como a otros que participan de la vida del niño y su familia
  • Frente a momentos de crisis de la familia como divorcios, fallecimientos, nacimiento de hermanos, nuevas adopciones
  • Ante situaciones conflictivas motivadas por problemáticas de los hijos; dificultades de los padres; o la suma de ambas, que requieran de orientación para no dificultar el vínculo afectivo
  • Cuando se presenten dudas, interrogantes o conflictos frente a la búsqueda de los orígenes

 

 

No se puede comentar.

¿Desea más información sobre adopciones en Madrid? Envíe su consulta